EL SONIDO



COMPARTE  EL SONIDO









Comparte www.areaciencias.com

añadir facebook  añadir a mi tuenti  añadir a mi twitter  añadir en mi digg  añadir en mi delicious 








 ¿Qué es el Sonido?

 Podemos definir el sonido como una sensación auditiva que está producida por la vibración de algún objeto. Estas vibraciones son captadas por nuestro oído y transformadas en impulsos nerviosos que se mandan a nuestro cerebro.

 Observa la siguiente animación donde se muestra cómo se originan las ondas sonoras:

el sonido

 - Un objeto (el diapasón) vibra al ser golpeado.

 - Estas oscilaciones desplazan las moléculas de aire que tiene dicho objeto alrededor formando ondas sonoras.

 Este efecto es parecido a las piezas de dominó que se empujan unas a otras. La primera no se desplaza hasta el final, pero transmite la perturbación hasta la última pieza, generando el movimiento.



 Aqui puedes ver algunas ondas sonoras diferentes:

ondas sonoras

 Las moléculas vibran en la misma dirección de la propagación. Este tipo de movimiento se denomina onda longitudinal.

 La frecuencia es el número de vibraciones u oscilaciones completas que se efectúan en 1 segundo. Se producen sonidos audibles cuando un cuerpo vibra con una frecuencia comprendida entre 20 y 20000 Hz (Hertzio, unidad de medida para la frecuencia).

 El sonido se puede propagar (mover) en cualquier medio material, ya sea sólido, líquido o gaseoso. La velocidad a la que se propaga depende del medio en el que se propague. Por ejemplo en el aire, el sonido se propaga a una velocidad aproximada de 343 m/s y en el agua, la velocidad del sonido es de 1500 m/s.

 En general, se propaga a mayor velocidad en líquidos y sólidos que en gases (como el aire).

 Eso sí, siempre necesitan un medio para propagarse, por eso en el vacío, el sonido no se propaga, no hay partículas que puedan vibrar.

 Si las ondas al propagarse se encuentran con un medio que no pueden atravesar (una pared por ejemplo), las ondas se reflejan (rebotan) y vuelven al receptor con un cierto retardo , pudiendo producir lo que se conoce como el eco. El retardo mínimo necesario para que se produzca este fenómeno varía según el tipo de sonido.

 Para que se produzca eco, la superficie reflectante debe estar separada del foco sonoro una determinada distancia: 17 m para sonidos musicales y 11,34 m para sonidos secos.

 Se llama Acústica a la ciencia que estudia el fenómeno sonoro.

 Veamos como es el oído humano y cómo oímos.

 Partes del Oído

 Podemos dividir en tres zonas bien diferenciadas la sección del oído:

 El oído externo: es el encargado de captar y dirigir las ondas sonoras hasta el tímpano a través del orificio auditivo. Está formado por el pabellón auricular y por el conducto auditivo externo.

 El oído medio: en el oído medio se encuentra la caja timpánica (el tímpano) y la cadena de huesecillos, formados por el martillo, yunque y el estribo, los huesos más pequeños del cuerpo humano. Las vibraciones generadas en el tímpano se amplifican y transmiten a través de unos huesecillos, denominados martillo, yunque y estribo, hasta el oído interno.
 
 El oído interno: El oído interno se encuentra alojado en el hueso temporal y está compuesto por el laberinto óseo y membranoso. En esta zona se realiza la compleja conversión de las vibraciones en impulsos nerviosos. Desde aquí se transmiten las señales nerviosas hasta nuestro cerebro, que se encargará de descifrar y convertirlo en una sensación auditiva. En el oído interno encontramos la cóclea o caracol.

partes del oido

 ¿Cómo Oímos?

 La creación de sensaciones auditivas en el ser humano se desarrollan en cuatro fases:

 1.Captura de las ondas sonoras: las ondas sonoras entran por canal auditivo

 2.Procesamiento mecánico de las ondas: Las ondas sonoras hacen que el tímpano vibre. Los 3 huesecillos del oído medio transmiten y amplifican las vibraciones hacia el odio interno.

 3.Conversión de la señal en impulsos nerviosos: en el oído interno, un líquido estimula las terminaciones nerviosas llamadas "células ciliadas".

 4.Procesamiento neural: estas células envían los impulsos eléctricos a través del nervio auditivo hasta el cerebro y se registran como sonidos.

como oimos

 Las Cualidades del Sonido

 Un aspecto importante que debemos conocer para sensibilizar nuestros oídos a la escucha activa es la identificación de las cualidades o características sonoras.  

 Podemos distinguir cuatro cualidades:  

 La altura o tono: está determinado por la frecuencia de la onda. Medimos esta característica en ciclos por segundos o Hercios (Hz). Para que podamos percibir los humanos un sonido, éste debe estar comprendido en la franja de 20 y 20.000 Hz. Por debajo tenemos los infrasonidos y por encima los ultrasonidos.

 La intensidad: nos permite distinguir si el sonido es fuerte o débil. Está determinado por la cantidad de energía de la onda. Los sonidos que percibimos deben superar el umbral auditivo (0 dB) y no llegar al umbral de dolor (140 dB). Esta cualidad la medimos con el sonómetro y los resultados se expresan en decibeles (dB).  

 La duración: esta cualidad está relacionada con el tiempo de vibración del objeto. Por ejemplo, podemos escuchar sonidos largos, cortos, muy cortos, etc..

 El timbre: es la cualidad que permite distinguir la fuente sonora. Cada material vibra de una forma diferente provocando ondas sonoras complejas que lo identifican. Por ejemplo, no suena lo mismo un clarinete que un piano aunque interpreten la misma melodía.

 La Contaminación Acústica

 Las sociedades modernas cada vez están más expuestas a este tipo de contaminación invisible.

 El desarrollo de actividades industriales, el transporte, la construcción o incluso las derivadas de distintos hábitos sociales, actividades lúdicas o recreativas, traen como consecuencia un aumento de la exposición al ruido.

 Consideramos ruido todo aquel sonido calificado, por quien lo padece, como algo molesto, indeseable e irritante, que interfiere en nuestra actividad o descanso. El ruido en el medio ambiente se define como todo sonido no deseado por el receptor.
 
 Los efectos que produce este tipo de exposición están en función de la intensidad, las frecuencias emitidas y el tiempo de exposición al que nos sometemos.

 Cómo Medimos el Ruido

 El aparato más utilizado es el sonómetro. Este aparato nos permite medir objetivamente el nivel de presión sonora. En concreto, el sonómetro mide el nivel de ruido que existe en determinado lugar y en un momento dado. Se utiliza para medir la contaminación acústica.

sonometro

 Los resultados los expresa en decibelios (dB).

 - Entre 50 y 90 db el oído sufre una cierta perturbación. Por ejemplo, una conversación normal suelo tener unos 50dB y el ruido de un coche unos 70dB.

 - De 90 a 130 dB el daño será permanente e irreparable.

 - Más de 130 dB además de dolor se podrá sufrir la pérdida súbita de la audición por la incapacidad de regeneración de sus células.
 
 Efectos Nocivos Para el Hombre

 Una exposición prolongada a elevados niveles de ruidos produce una pérdida progresiva de la sensibilidad del aparato auditivo.

 El aumento permanente del umbral de audición hace necesario que éstos se tengan que incrementar para producir sensaciones auditivas equivalentes. Cada persona tiene un límite fisiológico y psicológico diferente de tolerancia al ruido.
 
 Podemos observar también otros efectos físicos y psicológicos tales como aceleración del ritmo cardíaco, aumento de la tensión muscular y presión arterial, irritabilidad, nerviosismo, agresividad, falta de concentración, dificultades para conciliar el sueño, etc.

 Cómo Podemos Mejorar el Ruido

 Limitación del tráfico en las ciudades.

 Uso peatonal del centro urbano.

 Correcto mantenimiento del vehículo, en especial del silenciador.

 Minimizar el uso del claxon en las ciudades. Uso generalizado del transporte público y transporte alternativo como las bicicletas.

 Generalización del teletrabajo (trabajo a distancia con el uso de nuevas tecnologías).

 Viviendas con insonorización adecuada (paneles absorbentes acústicos en paredes y techos, ventanas dobles, etc.).

 Montajes de máquinas, aire acondicionado, máquinas industriales, etc., con soportes antivibratorios anclados en el suelo o paredes.

 Uso de equipos protectores personales de trabajadores expuestos al ruido.

 Limitación de los espacios lúdicos o recreativos nocturnos.

 Ahora veamos un video didactico sobre el sonído:





 Si te ha gustado pulsa en Me gusta. Gracias



 © Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.