Alcalinidad del Agua y del Agua de las Piscinas

El balance hídrico está influenciado por tres parámetros clave: el pH, la alcalinidad y la dureza del agua.

Cuando los valores de estos tres parámetros están en perfecta armonía, el agua es perfectamente clara y el pH es estable.

En el agua potable, en las residuales y en la de las piscinas o spas debe controlarse estos 3 parámetros.

Hoy estudiaremos la alcalinidad y como controlarla, sobre todo en  el agua de nuestra piscina.

La Alcalinidad del Agua

La alcalinidad del agua es su capacidad para resistir los ataques de los ácidos y, por tanto, está ligada a su contenido en sustancias de carácter básico (o «alcalino»).

ácidos =  sustancias alcalinas = suma de los hidróxidos, carbonatos y bicarbonatos que tenga el agua.

La alcalinidad no es una sustancia química en el agua, es una propiedad del agua que depende de la presencia de ciertas sustancias químicas en el agua, como bicarbonatos, carbonatos e hidróxidos (ácidos).

Se determina a partir de la cantidad de iones de hidrógeno libres (H + ) contenidos en la sustancia y se mide en ppm (partes por millón) o en miligramos por litro (mg/l).

Las partes o los miligramos serán de las sustancias ácidas que contenga el agua, normalmente de carbonato de calcio (CaCO3).

La alcalinidad amortigua el ácido que ingresa al agua y, por lo tanto, mantiene estable el pH del agua.

Cuanto mayor sea la alcalinidad de un agua, más difícil será cambiar su pH.

Recordar que El pH da una indicación de la acidez de una sustancia, en este caso de lo ácida que es el agua.

El agua se caracteriza por un valor de pH que generalmente está entre pH 7 y pH 8 (el valor de pH indica el carácter ácido o básico en una escala de pH 0 a pH 14).

Mientras que el valor del pH indica la actividad de los iones de hidrógeno y, por lo tanto, indica si un medio es ácido o básico, la alcalinidad indica cuánto ácido puede absorber el agua sin cambiar su pH.

El agua con baja alcalinidad tienen poca capacidad amortiguadora y la adición de ácido a dicha solución cambiaría rápidamente su pH.

En aguas con alta alcalinidad, la cantidad de ácido para el mismo cambio en el valor de pH debe ser mucho mayor.

Por ejemplo, un agua con alta alcalinidad, el valor de su pH no cambia al agregar desinfectante o cloro al agua.

La mayoría de los desinfectantes no tienen un pH neutro, son ácidos o alcalinos, por lo tanto, el pH del agua puede variar levemente con baja alcalinidad debido a la adición de desinfectantes.

Ejemplo Mismo pH Distinta Alcalinidad

Por ejemplo, si agregas la misma solución de ácido débil a dos aguas, ambas con un pH de 7, pero una sin poder amortiguador (p. Ej., Alcalinidad cero) y la otra con poder amortiguador (p. Ej., Una alcalinidad de 50 ppm ).

¿Qué sucederá?

El pH del agua de alcalinidad cero bajará inmediatamente mientras que el pH del agua tamponada o con alta alcalinidad cambiará muy poco o nada.

El pH de la solución tamponada cambiaría cuando se sobrecargue la capacidad tampón de la solución (máxima capacidad de absorción de ácidos).

¿Por Qué la Alcalinidad es Importante?

La alcalinidad es importante para los peces y la vida acuática porque los protege contra cambios rápidos de pH.

Aunque no se oye hablar a menudo de la alcalinidad de tu pantano o lago favorito en las noticias, la alcalinidad puede ser importante para la salud y el bienestar del pantano.

El ecosistema y los organismos que viven en el lago evolucionaron en cuerpos adaptados a su agua y que no pueden cambiar rápidamente por un cambio rápido del agua.

Antes de que llegaran los humanos, sus cuerpos no estaban sujetos a derrames químicos ni a lluvia ácida.

Probablemente, el pH y las características acuáticas de un lago no cambiaban mucho a corto plazo, por lo los peces del lago se adaptaban perfectamente.

En los tiempos modernos, los peces y otros seres vivos del agua del pantano pueden estar sujetos a vertidos repentinos de sustancias químicas, como las que se encuentran en la lluvia ácida y las aguas residuales .

Esto puede provocar cambios rápidos en el equilibrio ácido / base del lago, por ejemplo, reduciendo el pH del agua del lago.

Un cambio repentino en el pH no es saludable para los peces y organismos que viven en el agua.

Los organismos acuáticos se benefician de valores de pH estables y las aguas con una alta alcalinidad son más capaces de mantener un pH bastante constante, como ya vimos.

¿Qué Afecta la Alcalinidad?

En un cuerpo de agua superficial, como un lago, la alcalinidad del agua proviene principalmente de las rocas y la tierra que rodea el lago.

La precipitación cae en la cuenca que rodea el lago y la mayor parte del agua que ingresa al lago proviene de la escorrentía sobre el paisaje.

Si el paisaje se encuentra en un área que contiene rocas como la piedra caliza, la escorrentía recoge sustancias químicas como el carbonato de calcio (CaCO 3 ), que eleva el pH y la alcalinidad del agua.

En áreas donde la geología contiene grandes cantidades de granito, por ejemplo, los lagos tendrán una alcalinidad más baja.

El pH y el nivel de alcalinidad del agua de un pozo pueden verse afectados por varios factores, como desinfectantes ácidos, lluvia, la adición de agua de llenado y otras aplicaciones de productos que pueden cambiar el nivel de alcalinidad con el tiempo.

Tratamiento de Agua y Agua potable

La alcalinidad debe controlarse de cerca tanto en el tratamiento del agua potable como de las aguas residuales.

La alcalinidad óptima puede agilizar los procesos de tratamiento y reducir el tiempo y los costos de material.

Una alcalinidad desfavorable, por otro lado, puede causar problemas como reacciones de tratamiento más lentas, mayor consumo de material, defectos en el producto final e incluso daños ambientales.

En aguas naturales, la alcalinidad varía según la ubicación geográfica.

En primer lugar, las propiedades geológicas, como los minerales de las rocas y los suelos circundantes, son responsables de la alcalinidad.

Por ejemplo, los cuerpos de agua en áreas de piedra caliza tienen una alcalinidad mucho más alta que los cuerpos de agua en regiones de granito o pizarra.

Alcalinidad del Agua de la Piscina

En general, hablamos principalmente del nivel de pH y del cloro del agua de las piscinas.

En una piscina, el valor de pH óptimo es 7,2 (que corresponde al valor de pH del líquido lagrimal).

Sin embargo, otros parámetros también entran en juego en la buena gestión de tu piscina o de tu spa.

La alcalinidad del agua de la piscina, también llamada TAC de la piscina, es uno de los tres parámetros esenciales para tener una buen calidad de agua, junto con el pH y la dureza (TH).

Es un parámetro muy importante y muchas veces olvidado.

Debes Analizar la calidad del agua de tu piscina comprobando y corrigiendo su alcalinidad.

Representa la cantidad de sales minerales presentes en su piscina, más concretamente el contenido de iones carbonato y bicarbonato que hay en el agua.

Se mide en partes por millón (ppm) de iones carbonato y bicarbonato que hay en el agua.

La alcalinidad debe estar entre 80 y 120 ppm o incluso puede llegar has 140 según el tratamiento utilizado.

La alcalinidad mantiene estable el pH , o lo que es lo mismo, te permite evitar variaciones en tu pH, y por tanto gestionar la acidez o basicidad del agua (acido o base).

En el caso del agua de la piscina, esto explica el hecho de que se haya vuelto turbia o que se hayan formado depósitos blanquecinos en la línea de flotación.

Incluso puede ser el origen de formación de escamas en las paredes de la piscina, además de irritación en ojos garganta y oídos.

Para evitarlo, debemos medir y corregir periódicamente la alcalinidad del agua de nuestra piscina.

Si la alcalinidad del agua es demasiado baja (menos de 100ppm), el pH puede salirse de control.

Si es demasiado alta (más de 175 ppm), corre el riesgo de tener depósitos de sarro o agua turbia de la piscina .

Mida la alcalinidad antes de ajustar el pH, ya que una alcalinidad equilibrada garantiza la estabilidad del pH.

¿Cómo Medir la Alcalinidad del Agua de la Piscina?

Para estar seguros de saber si debemos corregir la alcalinidad del agua de nuestra piscina, ¡primero debemos medirla!

La alcalinidad del agua de la piscina se mide utilizando tiras reactivas o materiales de prueba colorimétricos.

Los soportes son similares a los utilizados en la evaluación del pH.

Además, a menudo se ofrecen en forma de un kit que también contiene herramientas utilizadas para controlar el cloro y el pH.

Actualmente, también existen comprobadores electrónicos que facilitan la lectura por colorimetría.

Simplemente tomas una muestra del agua de la piscina y la sumerges en la herramienta para obtener un resultado bastante fiable.

En algunos casos, el equipo se puede instalar directamente en la piscina.

De esta forma nos estaría indicando en todo momento el valor del TAC (y los del resto de parámetros) para un mejor seguimiento de la calidad del agua.

En caso de una disminución o un aumento, el problema se resolverá rápidamente gracias a la adición automática de ciertos productos.

¿Cuándo Comprobar la Alcalinidad de mi Piscina?

La alcalinidad del agua de la piscina debe comprobarse y rectificarse:

-Al llenar la piscina.
-Durante la nivelación del agua (reponer agua por las pérdidas)
Una vez al mes

¿Cómo corregir la alcalinidad?

Existen productos correctivos para la alcalinidad del agua.

Para aumentar el TAC, puedes usar bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio puede hacer que la alcalinidad del agua vuelva a la normalidad.

Consulta el tamaño de tu piscina y su volumen de agua para conocer las cantidades que debes agregar al agua.

Para bajarlo, necesita un producto ácido o un reductor de pH.

Los hay en forma de pastillas e incluso de líquidos para verter directamente en la piscina.

Una solución natural para reducir el TAC es liberar el dióxido de carbono presente en el agua.

¿Cómo?

Simplemente agitando el agua de la piscina.

Si esto no funciona, corrija la alcalinidad con productos a base de bisulfato de sodio o ácido clorhídrico.

Ten en cuenta que después del tratamiento del agua, está prohibido nadar durante al menos 24 horas.

En caso de duda, busque siempre el consejo de un especialista.

La Dureza del Agua de la Piscina

No olvides tampoco la dureza del agua de tu piscina.

La dureza o Título Hidrotimétrico (TH), por su parte, está determinada por la concentración de calcio y magnesio en el agua.

La dureza ideal está entre 250 y 450 ppm (partes por millón).

Una dureza demasiado alta corresponde a un agua dura que puede dañar el sistema de filtración, en particular el filtro y las tuberías.

Por el contrario, el agua demasiado blanda puede resultar agresiva para las instalaciones, superficies, juntas y tuberías de su piscina.

Para endurecer el agua, debes agregar cloruro de calcio.

No existe un producto milagroso para reducir la dureza del agua de una piscina. Tenemos varias opciones disponibles:

-Reemplazar parte del agua con agua menos dura,
-Utilizar un agente secuestrante (tipo antical)
-Usar un descalcificador de agua al llenar el recipiente

Control del pH del Agua de la Piscina

El agua de una piscina debe tener siempre un nivel de pH entre 7,0 y 7,9.

¿Por qué?

Simplemente porque es un nivel cómodo para la vista (puedes abrir los ojos bajo el agua).

Además el agua con un pH entre 7,0 y 7,9 no irrita la piel.

También es un nivel óptimo para el uso de cloro como desinfectante.

Esta es también la razón por la que el cloro es el desinfectante más utilizado y es particularmente eficaz cuando el pH está en el nivel ideal para los seres humanos.

Tabla Alcalinidad del Agua en la Piscina

El pH del agua determina qué forma de alcalinidad es más común en ese momento.

Aquí puedes ver una tabla científica sobre la alcalinidad en la química de la piscina.

Vayamos de izquierda a derecha en el diagrama.

El ácido carbónico es dióxido de carbono (CO2) disuelto.

A partir de un pH de 4,3, la alcalinidad comienza a existir en el agua .

Cualquier valor por debajo de 4.3 pH es alcalinidad cero en el agua; solo CO2 disuelto.

Esencialmente, el ácido carbónico comienza a convertirse en iones de bicarbonato a un pH de 4.3 , lo que se indica con la línea roja en el gráfico.

La química de la piscina debe estar entre 7,2 y 7,8 de los valores de pH, de modo que se trate casi exclusivamente de iones bicarbonato.

A un pH de 8,3 aparecen iones carbonato y se produce la transición de iones bicarbonato a carbonato.

Desafortunadamente, los hidróxidos disueltos no se muestran en el gráfico.

Tienen un pH de alrededor de 12.

El hidróxido más común que se encuentra en las piscinas es el hidróxido de calcio, que se desprende a un pH de alrededor de 12,6.

El hidróxido de calcio es la razón número uno por la que el pH y la alcalinidad aumentan durante el funcionamiento de una piscina.

Como puede ver, el pH controla la alcalinidad presente en el agua.

También te  puede interesar:

El Agua

Origen del Agua en la Tierra

Aguas Subterráneas

Potabilización y Depuración del Agua

Aguas Residuales y Servidas

Estado Gaseoso del Agua

El Ciclo del Agua

La Hidrosfera

Si te ha gustado la página sobre Alcalinidad del Agua pulsa en Compartir. Gracias

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Salir de la versión móvil