Medicina y Nutrición OrtoMolecular

Seguro que has oído que las uvas o el tomate tienen antioxidantes, que el kiwi te hará ir al baño, que las naranjas son buenas para el catarro, que si tienes diarrea deberás tomar arroz cocido, que el ajo es un antibiótico natural, que cortes una cebolla para mejorar la respiración, que comas nueces para el corazón, y así muchos mas alimentos con propiedades para la salud.

¿Qué es la Nutrición OrtoMolecular?

Hipócrates dijo la famosa frase hace ya más de 2.500 años: «Que la comida sea tu alimento, y el alimento la medicina»

Pues de forma muy resumida, eso es la Nutrición OrtoMolecular.

La Medicina Ortomolecular, tiene como conducta terapéutica (forma de curar) la Nutrición Ortomolecular.

medicina ortomolecular

El término “ortomolecular” proviene de la raíz de las palabras ‘orto’ y ‘molécula’, que significa ‘moléculas correctas‘ o (vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas y ácidos grasos esenciales) que son esenciales para la bioquímica y el funcionamiento fisiológico de la cuerpo.

*Bioquímica del cuerpo = composición química o componentes químicos del cuerpo humano.

*Funcionamiento Fisiológico del cuerpo: ejemplos de funciones fisiológicas son la micción, la defecación, la erección, la digestión, respiración, etc. … La fisiología (del griego physis, naturaleza, y logos, conocimiento, estudio) es la ciencia biológica que estudia las funciones de los organismos vivos.

La nutrición ortomolecular proporciona la cantidad justa de nutrientes necesarios para que la célula (que es la base de la vida) lleve a cabo de manera eficiente las tareas para las que fue creada.

La Medicina OrtoMolecular

Vamos hacer un repaso por la historia de la Medicina Ortomolecular,

Linus Pauling Ph.D., dos veces ganador del Premio Nobel y biólogo molecular, acuñó por primera vez el término «Ortomolecular» en la revista «Science» en 1968.

Linus Pauling se refirió a la terapia ortomolecular como un medio para preservar la salud y la enfermedad mediante la variación de las concentraciones de sustancias normalmente presentes en el cuerpo.

Si bien Linus pudo haber sido el primero en usar el término “ortomolecular”, hay varios pioneros en el concepto de nutrición ortomolecular responsables del desarrollo y avance en el uso de diferentes dietas y suplementos para una salud y curación óptimas.

Por ejemplo a Hipócrates, un médico griego conocido como el «padre de la medicina», hace más de 2500 años se le atribuye por primera vez el uso de alimentos como forma de medicina,.

Vio la enfermedad como el resultado de un desequilibrio corporal y la terapia simplemente desbloqueaba la propia capacidad inherente del cuerpo para reequilibrarse y curarse a sí mismo.

Pero no fue hasta el año 1.700 que el médico de la marina británica, James Lind, realizó uno de los primeros experimentos médicos controlados científicamente demostrando que el escorbuto se puede prevenir con frutas cítricas como limones, limas y naranjas.

Más tarde se identificó la deficiencia de vitamina C como la causa del escorbuto.

En 1893, el médico holandés Chritiaan Eijkman descubrió que una dieta que consistía principalmente en arroz pulido, deficiente en vitamina B, causaba beriberi y otras enfermedades.

Luego, a fines de la década de 1920, Max Gerson, MD, descubrió que los pacientes con cáncer generalmente sufrían de toxicidad y deficiencias de nutrientes.

La Terapia Gerson que consiste en jugos de vegetales y otras terapias naturales facilitó la filtración de las toxinas del hígado y se hizo conocida como un tratamiento metabólico que limpia y fortalece la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo.

Más tarde, en 1937, el húngaro Albert Szent-Gyorgyi, Ph.D., ganó un premio Nobel por descubrir y aislar el ácido ascórbico o la vitamina C identificada anteriormente como prevención del escorbuto.

Hace apenas cincuenta años, el médico de Toronto William J. McCormick MD, descubrió que la deficiencia de vitamina C era la razón principal de muchas afecciones degenerativas y enfermedades transmisibles. Abogó por la vitamina C como antiviral y antibiótico.

Rodger J. Williams, Ph. D. (Miembro del Salón de la Fama de 2004), defendió que «el microambiente nutricional de las células de nuestro cuerpo es de vital importancia para nuestra salud, y las deficiencias en este entorno constituyen una de las principales causas de enfermedad».

Williams descubrió el ácido pantoténico o la vitamina B5.

El ácido pantoténico es importante para muchas funciones en el organismo, especialmente la fabricación y descomposición de las grasas.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el médico holandés Cornelius Moerman (1898 – 1988) publicó su punto de vista sobre el cáncer y que «fortalecer el sistema inmunológico es la respuesta a esta enfermedad, y que la nutrición juega un papel central».

nutrición ortomolecular

En 1933, el Dr. Wilred y Evan Shute desafiaron la comprensión de la medicina convencional sobre las enfermedades y utilizaron la vitamina E para tratar con éxito y reducir la incidencia de enfermedades cardíacas.

Sus descubrimientos sobre la vitamina E fueron suprimidos en gran medida por la medicina convencional que se opuso a que se utilizara la nutrición para mejorar la salud.

A principios de la década de 1950, el Dr. Frederick Klenner produjo curas constantes de una amplia variedad de enfermedades virales y bacterianas utilizando grandes dosis de vitamina C.

En 1974, el Dr. Carl Pfeiffer, amplió la comprensión nutricional al relacionar el metabolismo de oligoelementos y minerales en las esquizofrenias.

Los oligoelementos son bioelementos que forman parte de los seres vivos y tanto su defectos como su exceso ocasionan serios y graves problemas de salud.

Su investigación descubrió que los desequilibrios bioquímicos eran la base de muchos problemas psicológicos.

Los oligoelementos son metales o metaloides que están en el cuerpo en dosis infinitesimales.

Son el Flúor, Yodo, Selenio y Silicio (metaloides); Cromo, Cobalto, Hierro, Litio, Manganeso, Molibdeno, Níquel, Cobre, Estaño, Vanadio y Zinc (metales).

Pfeiffer dijo: «Si hay un medicamento que puede alterar la bioquímica del cerebro, generalmente hay una combinación de nutrientes que puede lograr lo mismo sin efectos secundarios».

Ley de Pfeiffer: «Por cada medicamento que beneficia a un paciente, existe una sustancia natural que puede lograr el mismo efecto«.

El Dr. Alan Cott en 1977, presentó al comité del Senado sobre nutrición, su investigación sobre el ayuno terapéutico y el tratamiento ortomolecular para pacientes psiquiátricos y niños con discapacidades del aprendizaje.

El Dr. Josef Issels, (1907-1998), enfocó el tratamiento del cáncer en la nutrición y la desintoxicación. Ver células cancerígenas Otra Forma de Vencerlas.

Él creía que el cáncer era un subproducto del daño del sistema inmunológico de por vida y que no podía erradicarse con cirugía o radiación.

William Kaufman, MD, (1910-2000) trató a pacientes artríticos con disfunción articular utilizando megadosis de vitamina B3 (niacina) y describió una mejora espectacular.

Empleó la terapia de megavitaminas de manera segura y eficaz para una amplia gama de condiciones para ayudar a las personas a llevar una vida más saludable.

El Dr. Cheraskin, (1916 – 2001) médico, dentista y conferencista, escribió muchos artículos científicos y libros sobre nutrición y fue uno de los primeros en relacionar la salud bucal con la salud corporal total.

El Dr. David Horrobin, (1939 – 2003) fue uno de los investigadores pioneros de los AGE, la bioquímica de lípidos y su correlación con la enfermedad.

El Dr. Humphry Osmond, (1917 – 2004), co-descubrió la terapia con niacina para la esquizofrenia y fue un pionero en la investigación de la química de la conciencia.

Hugh Desaix Riordan MD (1932 – 2005), defendió los conceptos ortomoleculares, desafiando al establecimiento médico a usar altas dosis de vitaminas en el hospital y fue el primero en mostrar el efecto quimioterapéutico de grandes dosis de vitamina C para el cáncer, ayudando a establecer un tratamiento de terapia vitamínica.

Abram Hoffer, MD, Ph.D., (1917-2009) médico, autor, investigador médico y pionero en el tratamiento ortomolecular de enfermedades.

En la década de 1950, el Dr. Hoffer co-desarrolló un tratamiento para la esquizofrenia utilizando vit C y B3. También descubrió la capacidad para reducir el colesterol de la niacina.

El Dr. Hoffer se mudó a Victoria, Columbia Británica, Canadá en 1976, donde ejerció la psiquiatría durante muchos años y fue consultor en nutrición ortomolecular y en el uso adecuado de vitaminas.

Fue el ilustre presidente emérito de la International Schizophrenia Foundation and Journal of Orthomolecular Medicine, y director de la International Organization of Nutritional Consultants (IONC).

El Dr. Hoffer creía que la nutrición ortomolecular sería el futuro de todas las artes y profesiones curativas y consultó con IONC sobre la adición de la designación.

Para acabar diremos que la Nutrición Ortomolecular y su extensión, la micro nutrición, son conceptos científicos de alto nivel, resultado de estudios específicos llevados a cabo durante medio siglo por especialistas en nutrición.

Micro-Nutrición = Nutrientes concentrados en forma de cápsulas, tabletas, píldoras, etc.

Interviene como posible complemento, de una dieta equilibrada, respaldada por un estilo de vida saludable, todas las condiciones esenciales necesarias para la buena salud, mediante la suplementación diaria y / u ocasional con micronutrientes, en la medida de lo posible, de origen natural.

Bien gestionado por un profesional informado, a menudo puede constituir una ayuda importante en la prevención de los diversos desequilibrios que pueden generar nuestros estilos de vida modernos.

Desequilibrios y disfunciones recurrentes, no detectados o ignorados, que en ocasiones pueden derivar en patologías, y acelerar el envejecimiento del organismo en general.

Asimismo, una nutrición equilibrada, suficiente y de calidad, puede contribuir a la reducción de nuestros “males modernos” al acompañar eficazmente las medicinas tradicionales y alternativas.

Alimentos y Propiedades para la Salud

«Que la comida sea tu primera medicina», dijo Hipócrates, padre de la medicina.

Protectores o curativos, aquí te dejamos algunos alimentos y sus propiedades para la salud, a veces también se les  llama SuperAlimentos porque tienen altos niveles de nutrientes que son beneficiosos para la salud.

alimentos y propiedades para la salud

Alcachofa

Amiga del hígado y diurética, activa la secreción de bilis, la vesícula, pero también los riñones.

Estimula la regeneración de las células hepáticas del hígado agotadas por un exceso de drogas, alcohol y carne.

También es rica en antioxidantes, algunos de los cuales desempeñan un papel en la reducción de los triglicéridos (una forma de almacenamiento de ácidos grasos en el cuerpo), mientras que otros podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer del intestino grueso.

Ideal para los días posteriores al exceso, consumirla cruda (pimiento) o cocida en agua o al vapor.

OJO Una vez cocida, consúmela rápidamente ya que produce mohos tóxicos.

Legumbres

Las legumbres, como los garbanzo, las lentejas o los frejoles, son buenas para el corazón.

Son ricas en fibra soluble, que absorbe el colesterol, permitiendo que el organismo lo elimine antes de que se adhiera a las paredes de las arterias.

Pueden reducir los niveles de colesterol total entre un 10 y un 15%.

La fibra soluble y las proteínas que contiene regulan el azúcar en sangre.

En cuanto al magnesio, relaja las arterias; la sangre circula mejor y la presión arterial vuelve a valores normales.

Finalmente, según los resultados de un estudio reciente, se encuentran entre los mejores antioxidantes.

Brócoli

El brócoli es considerado el fármaco contra el cáncer por excelencia gracias a sus compuestos de azufre, incluido el sulforafano.

Los compuestos de azufre envían una señal a los genes para aumentar la producción de enzimas que desintoxican los carcinógenos.

Consume esta verdura con regularidad y es posible que veas reducir a la mitad tu riesgo de cáncer de mama, pulmón, estómago, colon, etc. Además, el sulforafano destruye las bacterias que causan las úlceras de estómago.

Una excelente fuente de calcio y potasio, el brócoli es bueno para los huesos y bueno para la presión arterial.

Por último, es rico en vitamina C y betacaroteno, por lo que protege contra las cataratas y los problemas de memoria provocados por los radicales libres.

Cúrcuma

Es por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que los investigadores están tratando de explicar la asombrosa diferencia de frecuencia de los cánceres entre la India, de donde es, y los países occidentales.

También es alcalinizante (disminuye la acidez) y estimula la digestión y secreción de bilis.

En polvo, mézclalo con pimienta para usarlo con la mayor frecuencia posible en tus platos y ensaladas.

La Castaña

Rica en manganeso, potasio y vitamina C, sus carbohidratos están compuestos por almidón.

Un almidón que resiste la digestión y por tanto tiene un efecto protector sobre la salud del colon.

Recomendada en convalecencia.

Se disfruta mejor a la parrilla o asada, pero también cocida pelada durante 4 minutos en agua o leche (quitando la piel amarga).

Puedes utilizar harina de castaña para hacer preparaciones sin gluten.

El Ajo

El ajo es antibacteriano, antifúngico y antiviral.

En el laboratorio, incluso se ha demostrado que es eficaz contra cepas de bacterias resistentes a los antibióticos.

Deriva sus propiedades de sus compuestos de azufre, que actúan como antioxidantes y son útiles para el corazón.

Aunque reduce el colesterol solo modestamente, adelgaza la sangre y, por lo tanto, reduce el riesgo de coágulos sanguíneos, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular (accidente cerebrovascular).

Aquellos que toman seis o más cápsulas por semana ven reducido a la mitad el riesgo de cáncer de colon, estómago o próstata en comparación con aquellos que no toman más de uno.

Además de eliminar los carcinógenos antes de que dañen el ADN, los compuestos de azufre del ajo hacen que las células cancerosas se autodestruyan.

La Cebolla

“El ajo por la tarde, la cebolla por la mañana es la desgracia del médico”, dice el refrán.

Energizantes, antibacterianas, antisépticas, antibióticos naturales, amigables con el corazón y los vasos, el ajo y la cebolla reducen el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, siempre que se consuman todos los días.

La mayoría de las veces se comen crudas (picadas, trituradas).

Para neutralizar el olor, come un grano de café, anís, comino, cardamomo, una ramita de perejil o muerde una manzana.

La Caballa

Al igual que las sardinas, el atún, el salmón o el arenque, es muy rico en omega-3, pero tiene una menor concentración de metales pesados que el resto.

Conserva el sistema cardiovascular y aporta proteínas de buena calidad.

Cruda, en tartar o marinada, conserva sus ácidos grasos omega-3.

De lo contrario, realiza una cocción suave en papel de aluminio o al vapor.

La Nuez

Llena de omega-3, buenos ácidos grasos y proteínas esenciales para el buen funcionamiento de las neuronas, el cerebro y el sistema cardiovascular, ¡es el alimento para personas estresadas por excelencia!

Los frutos secos son saciantes y, contrariamente a la creencia popular, no engordan.

Cómelas frescas o secas.

La Manzana

Es buena para el corazón, los vasos y actúa sobre nuestra capacidad respiratoria.

Siempre que se ingiera fuera de las comidas, es decir comer solo fruta, combate la acidez.

La manzana blanquea y limpia los dientes con su ácido oxálico.

Consumirla con la piel o en compota.

El Repollo

Verde, blanco, rojo, flor, rizado, coles de Bruselas… las coles se encargan de todo.

Diurético, hipoglucemiante, antianemia, antidepresivo, antiinflamatorio, reduce el riesgo de cáncer siempre que se consuma con frecuencia.

El repollo contiene tres veces más calcio metabolizable que la leche de vaca.

Cómpralo que pese y compacto y disfrútalo según tus preferencias, crudo o cocido.

El Limón

Antiséptico, antibacteriano, potencia nuestros glóbulos blancos y ayuda a nuestro sistema inmunológico a combatir las dolencias que afectan a la esfera ORL (gripe, amigdalitis, bronquitis, úlceras bucales).

Antioxidante, anti-envejecimiento, remineraliza el organismo mientras lo desacidifica.

La «cura del limón» es ideal en primavera.

Avena

Existe en forma de copos, salvado o «leche».

De todos los cereales, es el más rico en grasas especialmente insaturadas (“grasa buena” que protege la función cardiovascular) y en proteínas, lo que lo convierte en un antifatiga por excelencia.

También es levemente sedante en casos de insomnio ligado al estrés intelectual.

Fortificante, estimula la tiroides y el páncreas. Saciante, facilita el tránsito y ayuda a reducir el colesterol.

Receta antifatiga: cocina 3 cucharadas de avena y leche de avena caliente; agrega frutos secos o plátanos.

Aguacate

Algunos de los alimentos más saludables incluyen el aguacate, que puede reducir el colesterol.

Los investigadores estiman que reemplazar solo el 5% de las grasas saturadas con grasas monoinsaturadas puede reducir el riesgo de ataque cardíaco en más de un tercio.

Como beneficio adicional el aguacate es rico en beta-sitosterol, un esterol vegetal que bloquea la absorción del colesterol presente en los alimentos.

También contiene glutatión, un poderoso antioxidante.

Además de proporcionar la energía que necesita, los alimentos que consume todos los días son beneficiosos para su salud, ya que ayudan a prevenir el cáncer y lo protegen de las enfermedades cardíacas.

Los arándanos

Son las antocianinas las que dan a los arándanos su color y su potente poder antioxidante.

Protegen contra enfermedades cardíacas, cáncer, ceguera y pérdida de memoria relacionada con la edad.

Al igual que el arándano, rico en beneficios, los arándanos también contienen epicatequinas, antioxidantes que evitan que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga y, por lo tanto, previenen las infecciones del tracto urinario.

Finalmente, su alto contenido en fibra ayuda a calmar el hambre, ayuda a estabilizar el azúcar en sangre y lo convierte en un antídoto contra el estreñimiento.

Yogur

El yogur contiene probióticos, que son microorganismos útiles que limitan el crecimiento de bacterias dañinas que causan una variedad de problemas, incluido el malestar gastrointestinal.

El consumo regular de yogur puede ayudar a aliviar la enfermedad inflamatoria intestinal, las infecciones del tracto urinario y las infecciones vaginales por hongos, entre otras afecciones.

El yogur también permite reconstruir la flora intestinal útil después de la terapia con antibióticos, estos medicamentos eliminan indiscriminadamente todas las bacterias.

Finalmente, los probióticos producen antibióticos naturales, así como compuestos que mejoran la actividad inmunológica.

El salmón

La grasa del salmón es excelente para las arterias.

Solo dos porciones a la semana pueden reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular en un 17% y su riesgo de ataque cardíaco en un 27%.

Además, en un estudio realizado en Suecia entre 6.000 hombres seguidos durante 30 años, se encontró que, en aquellos que consumían cantidades moderadas de pescado graso, el riesgo de cáncer de próstata se reducía en un tercio.

Otros investigadores observaron recientemente que las personas con los niveles más altos de omega-3 en la sangre se quejaban de aproximadamente la mitad que las que tenían depresión leve a moderada.

Las espinacas

Además de los carotenoides, que protegen contra la degeneración macular, la espinaca es rica en vitamina K, un nutriente que preserva la densidad ósea y previene fracturas.

También es una buena fuente de potasio, magnesio y ácido fólico, todos los cuales ayudan a regular la presión arterial y, por lo tanto, reducen el riesgo de accidente cerebrovascular (accidente cerebrovascular).

También se cree que el folato reduce drásticamente el riesgo de cáncer de pulmón en ex fumadores.

El Tomate

El tomate también es particularmente rico en licopeno , cuyo interés en la prevención del cáncer es hoy reconocido mundialmente.

Este licopeno, que da al tomate su color rojo, ataca a los radicales libres, responsables entre otras cosas del envejecimiento, ciertas enfermedades coronarias y ciertos cánceres.

Y, de hecho, muchos estudios han demostrado que un consumo regular de tomates está relacionado con una menor tasa de aparición de cáncer.

Pero además de esto:

Antioxidante : el tomate debe su color rojo al licopeno, que protege las células de los ataques de las raíces, y al betacaroteno, un importante antioxidante que interviene en la prevención de numerosos cánceres y enfermedades cardiovasculares.

Excelente para el hígado : el tomate contiene trazas de elementos antitóxicos llamados cloro y sulfuro. El cloro ayuda a filtrar mejor los desechos del cuerpo y el sulfuro protege el hígado contra ciertos bloqueos. Los tomates son excelentes para disolver las grasas malas y eliminarlas más fácilmente.

Rico en vitamina C (10 a 30 mg por 100 g), el tomate contribuye a una mejor absorción de hierro y calcio.

El tomate reduce la hipertensión gracias a su riqueza en potasio .

Bajo en calorías (15 kcal / 100g), el tomate contiene solo pequeñas cantidades de carbohidratos (3%), proteínas (1%) y lípidos (trazas). Por tanto, participa en una dieta ligera y hipocalórica.

Compuesto en un 94% de agua, el tomate contribuye a la hidratación del organismo y favorece la eliminación de toxinas.

Rico en fibra , de sabor ácido, estimula las secreciones digestivas y favorece la asimilación de las comidas.

Un cutis radiante gracias a las semillas de tomate: muy rico en vitamina B, el tomate es ideal para tonificar y afinar la piel cansada.

El tomate activa el bronceado , mejora la hidratación de la piel y retrasa la aparición de arrugas gracias al licopeno que contiene.

Ayuda a combatir los problemas de la piel.

El tomate tiene propiedades limpiadoras y depurativas , es eficaz en el tratamiento de la piel grasa.

También Te Puede Interesar:

ProteoGlicanos

Alimentos y Nutrición

Juego Sobre la Nutrición

Nutrición Celular

¿Qué es la Nutrición?

Función de Nutrición

Nutrición OrtoMolecular

Si te ha gustado la página sobre Medicina y Nutrición OrtoMolecular pulsa en Compartir. Gracias

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba